NASL

¿Podrá la NASL mantener la condición de ‘segunda división’ en 2017?

nasl

Frente a una cada vez más popular MLS -que se prepara para abrir un nuevo (¿y último?) proceso de expansión- y una USL que se prodiga temporada tras temporada (con casi 30 equipos participantes en la actualidad) la NASL vive el final de la temporada 2016 en una suerte de tierra de nadie.

Mientras se prepara para dar inicio a su postemporada la North American Soccer League no puede garantizar que la liga de ‘segunda división’ en Norteamérica pueda regresar en sus condiciones actuales en 2017.

¿Cuántos equipos participarán el año próximo en la NASL?

Pocos días atrás los propietarios de los equipos de la liga se reunieron para analizar los graves problemas que afectan al torneo. Al término del cónclave nadie se atrevió a garantizar cuántos equipos se quedarán dentro de la liga a partir del 1 de enero próximo y -en caso de que se produzca una fuga importante de clubes- cómo y cuándo serán reemplazados.

De la respuesta a esas preguntas depende en gran medida el futuro inmediato de la North American Soccer League y la posibilidad de seguir siendo reconocida como la ‘categoría de plata’ de Estados Unidos y Canadá.

La liga finalizará 2016 con un total de 12 equipos. Pero Minnesota United FC dará el salto a la Major League Soccer (donde debutará en marzo de 2017) y tanto Fort Lauderdale Strikers como Rayo OKC -ambos con problemas societarios y económicos- ponen en duda de manera bastante concreta su retorno a la NASL el próximo año.

Los números no cierran del todo tampoco para Ottawa Fury y FC Edmonton, dos clubes que se ven seducidos por la posibilidad de ser parte de la Canadian Premier League -la primera división del ‘Gran Norte Blanco’, que daría comienzo en 2018- o de jugar por algunas temporadas en la United Soccer League.

Tampa Bay Rowdies, un equipo con solera dentro de la NASL, es otra de las franquicias que podrían cambiar la ‘segunda división’ por la teórica ‘tercera’ norteamericana, de acuerdo con medios como Sports Illustrated.

Ser o no ser ‘segunda división’

La federación estadounidense reconoce North American Soccer League como un campeonato de ‘segunda división’.

Para mantener ese estatus la NASL está obligada a cumplir con ciertos requisitos. El primero de ellos es que en 2017 -su sexta temporada- deberá mantener un mínimo de al menos 12 equipos participantes. Además, las normas de la federación establecen para ser considerada como ‘segunda división’ la liga está obligada a tener el año próximo equipos que estén en tres zonas horarias de los Estados Unidos (Este, Central y Pacífico).

Si Rayo OKC desaparece o se muda a otra zona del país o el proyectado equipo en la ciudad de Chicago no se concreta la NASL entraría en violación del reglamento federativo. La liga contaría en ese supuesto con clubes ubicados en únicamente dos zonas horarias.

En el peor de los casos la North American Soccer League podría contar con apenas ocho franquicias participantes, teniendo en cuenta que San Francisco Deltas se sumará a la liga durante la próxima temporada. Claramente, seguir teniendo la condición de ‘segunda división’ se complicaría para la NASL.

Al menos hasta hoy la liga comandada por Bill Peterson se niega a renunciar a la condición de liga de ‘segunda división’. De hecho, hasta no hace mucho la North American Soccer League amenazaba a la U.S. Soccer con llevarla a juicio por no considerarla como un torneo de ‘primera división’.

En el fútbol de América del Norte no existen ascensos o descensos. En los hechos, pasar a ser ‘la tercera’ de Estados Unidos y Canadá no cambiaría demasiado las cosas en el día a día de la NASL y sus equipos, que no tienen ningún vínculo formal con la USL o la MLS.

La actual situación de la liga se ajusta mucho más a los requerimientos federativos para considerar a un campeonato como una ‘tercera división’: Un mínimo de 8 equipos participantes, estadios con capacidad para al menos 1.000 espectadores, sin obligación de que sus equipos estén en zonas horarias específicas o en ciudades con una cantidad determinada de habitantes. Y, además, con normas sobre el presupuesto de los equipos con cifras mucho menos elevadas que las que existen en el caso de la NASL.

Pero Peterson y sus asociados no quieren saber nada sobre la posibilidad de ‘bajar’ a la ‘tercera división’ en este momento.

Mientras tanto, la USL cumple de sobras con los requerimientos para dejar de ser ‘tercera’ y pasar a ser ‘segunda’. No solamente tiene una importante cantidad de equipos dentro de su circuito, sino que sus instalaciones y los mercados representados en la liga ya son bastante más trascendentes que los de la NASL. El sorpasso está al caer.

La situación de la North American Soccer League es cada día más complicada. ¿Puede frenar la sangría antes del comienzo de la temporada 2017? ¿Le dará tiempo la federación para acomodarse para resolver sus problemas económicos e institucionales y mantener al mismo tiempo la condición de ‘segunda división’? ¿O será forzada a bajar un escalón dentro de la pirámide del fútbol estadounidense?

Fotografía: NASL

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s